lunes, 16 de noviembre de 2015

Cierra tus ojos y escucha




























San Cristobal
César Franov
MDR - 2009











Cierren los ojos y escuchen, el bajo eléctrico es el hermano de la guitarra.

Es mas alto y flaco, desgarbado y elegante.

No grita ni chilla, impone su cuerpo y colma el espacio con una vibración profunda, pesada, como la carga que lleva sobre sus hombros.

César Franov patentiza todas estas cosas.

Cuando escuché por primera vez el disco pensé en Patitucci, por la precisión y la sobriedad interpretativas, prevaleciendo el sentimiento.

Y la cuestión es que César Franov, nacido en Buenos Aires, estudió piano y comenzó su carrera como bajista a la edad de 15 años con “Los músicos del centro”, una banda cordobesa que debutó como soporte de Litto Nebbia. La formación estaba integrada por Mingui Ingaramo en guitarra, Juan Carlos Ingaramo en teclados, Oscar Feldman en saxo y Horacio Ruiz Guiñazú en batería.

En el segundo disco participaron como invitados, Fito Paez y Pedro Aznar.





























Con Quique Sinesi, produjo aquél disco extraordinario: “Sonidos de aquél día”, uno de los que no se consiguen.

Franov integró aquella formación mítica llamada Spinetta Jade, primero con Pomo Lorenzo en batería y Leo Sujatovich en teclados, y más tarde con Juan Carlos “Mono” Fontana en teclados y Lito Epumer, en guitarra.

Luego llegarían sus encuentros con Lito Nebbia, Fito Paez y Dino Saluzzi, en presentaciones y grabaciones memorables.

En San Cristóbal, atravesamos el tango, la milonga, la chacarera y el candombe, cuatro estaciones para las que no teníamos pasaje, pero el viaje nos sorprende, tan inesperado como hermoso.






Personal

Cesar Franov – bajos de 4 y 6 cuerdas
Quintino Cinalli – batería y percusión
Carlos Rivero – percusión







Dejo en los “iluminados” de la lista de tracks una milonga (de Manzi y Piana), un tango (de Manzi y Dames), tres chacareras (de Puga y Galleguillo, Cuchi Leguizamón y los hermanos Abalos) y un candombe, compuesto por César Franov, para que podamos advertir no solo su talento como intérprete, sino además, como compositor.







Tracks

2. La Uruguayita Lucía (López Barreto)
Buscando una copla (Puga – Galleguillo)
Del zorro (Leguizamón)
La juguetona (Hnos. Abalos)
5. Sueño querido (Mafia – Battistella)
6. San Cristóbal (C. Franov)
8. Mariposita (Aieta – García Jimenez)









10 comentarios:

  1. Gracias Luthien, un disco fuerte y sutil al mismo tiempo, suave y profundamente sentido. Un hallazgo + de MDS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia:
      Fuerte y sutil; la definición perfecta...

      Eliminar
  2. Llegó el poeta de la calle, anda por el barrio, saco las sillas al balcón y te espero, yo invito...

    ResponderEliminar
  3. Sigue la música, mi compañía y mis mejores amigos.
    No conocía este disco pero otra vez, otra vez, me sorprenden gratamente, compañero Luthien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compañero Douglas:
      Tu compañía es importante para nuestro blog, hecho de música, naranjas y jazmines...

      Eliminar
  4. Un abrazo interminable...Luthien...este disco es un oasis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno volver a encontrarnos, Fernando...

      Eliminar
  5. Celebro este maravilloso disco de César Franov, un músico con una trayectoria que respeté siempre porque se inició muy pibe con un fuera de serie como el flaco Spinetta, después con Saluzzi, en fin, dos cartas de presentación incuestionables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Ernesto, uno lo escucha y es como un minuto de vida con estrellas...

      Eliminar