domingo, 21 de julio de 2013

Hernán Oliva




























Nieblas del Riachuelo
Hernán Oliva & Mito García
ans records - 1995







Hernán Oliva fue un enorme violinista. Un violinista de la calle y el cielo. Un violinista de jazz que tocó con los mejores de su época. A veces tocaba también con los ángeles y como a ellos, muy pocos pueden verlos.

Una tarde, –siendo yo un chico- lo ví tocar su violín en una oscura pieza de la calle Yatay, él sentado en una camita y mi viejo y yo en la otra.
Ese momento quedó grabado en mi memoria, porque como a cualquier niño, el violín me parecía un extraordinario animal.

También Oliva era un animal extraordinario. Hablaba otro idioma con su instrumento; y no porque no se pudiese entender lo que su violín decía; sino algo muy distinto; lo difícil de describir era la comunicación que existía entre ellos: hombre e instrumento.

Más tarde lo supe:

El amaestrador y las pulgas.
El mago y su asistente.
El ventrílocuo y su muñeco.

Hernán Oliva tocaba jazz, tocaba tangos, podía tocar cualquier cosa y sonaba como escrita con sangre, con el corazón entregándolo todo en un suspiro de madera antigua, de alma y estaño.







Personal

Hernán Oliva - violín
Mito García - piano





A veces aparecía por el boliche de Corrientes y Lambaré a eso de las dos de la mañana y se tocaba la vida, y la vida tenía unos colores increíbles, un sonido de rarísima selva urbana. Muchos años después, cuando escuché discos de Stéphane Grappelli, Jean-Luc Ponty, Federico Britos, Joe Venuti, Michal Urbaniak y algunos otros, tomé conciencia de  la verdadera dimensión de su inmenso talento.
Había nacido en Chile y había cruzado la cordillera para probar suerte con lo que mejor hacía: tocar el violín. Lo hacía como pocos y siempre decía que se sentía más cómodo con el jazz que con el tango.





























Una vez escuché a Charles Bukowski decir que el arte en general no se lleva con la comodidad, y la verdad es una suerte que se hayan conservado algunas grabaciones de tangos, como “Nieblas del Riachuelo”, porque uno aprende a querer al violín un poco más, si acaso eso fuera posible, siendo porteño.

Grabado en los estudios ION de Buenos Aires, bajo licencia de ans records, en 1995, acompañado maravillosamente por Mito García, pianista y organista de importante trayectoria en los Estados Unidos, este registro de sus sesiones contiene tangos imperdibles, composiciones geniales de los más grandes maestros del género.


Dejo en los “iluminados” de la lista de tracks, tres diademas de jade: “Silbando”, de Sebastián Piana y Catulo Castillo, “Milonguita” de Enrique Delfino y Samuel Linning y “Malena” de Lucas Demare y Homero Manzi, y quizá algún día, no importa si en la Boca o Palermo, caminando una noche o volando una mañana muy fría, nos encontremos con este violinista impagable.







Tracks

1. Nieblas del Riachuelo (Cobian/Cadícamo)
2. Amurado (Laurenz/de Grandis)
3. Nunca tuvo novio (Bardi/Caruso)
4. María (Troilo/Castillo)
7. Barrio reo (Fugazot/Navarrine)
8. Ninguna (Fernández Siro/Manzi)
10. Recuerdo (Pugliese/Moreno)
11. Buen amigo (De Caro/Marambio Catán)
12. El enterriano (Mendizábal)


 






16 comentarios:

  1. Un artista inclasificable, avis rara, sublime...

    ResponderEliminar
  2. Gracias compañero Luthien poe estas pinceladas de poesía.
    Me voy a Barracas a brindar con amigos y unos tangos.
    Hermosa música y palabras.
    Alguna vez yo también volé mañanas frías.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso disco...
    Inconseguible y coincido: impagable...

    ResponderEliminar
  4. De qué manera meter tanto lirismo, aún encuadrado en un género acotado y sensual como el tango. Así debería llamarse este disco. Tus comentarios son imperdibles, Luthien, gracias por tanta y tan buena música, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que le faltaba a este blog para terminar siendo un ejemplar perfecto !!!
    Todos los abrazos desde el manicomio compañero Luthien...
    Sin la música, todo estaría un poco más oscuro.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Agradecidos a vos, Carlos, y a todos los amigos que se acercan...

      Eliminar
  7. Hernán Oliva...no tuvo la difusión que mereció. ¡Inconsistencias de la vida! El pianista también excelente...¿Quién es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es Mito García, pianista, organista y director de orquesta nacido en Rosario, Argentina, en 1910, y muerto en Buenos Aires en 2000.

      Eliminar
  8. por entradas como ésta, música de sobrevivencia es un blog distinto, genial, irremplazable...

    ResponderEliminar
  9. Luthien excelentes tus comentarios, tu manera de abordar al Maestro Hernán, excelente tu blog. Desde mi posición humilde te felicito y aliento a seguir con estos tesoros tan, pero tan escasos....desde Córdoba Argentina un abrazo fraternal gigante para vos...y adelante!
    José Luis A. Battellino

    ResponderEliminar
  10. Soy de los tuvieron la suerte de escucharlo en vivo. Hace unos cuantos años, incluso, venido del interior del interior, desde Venado Tuerto, lo levanté del suelo a la entrada de un célebre sótano,impecable con su traje y abrazado al violín. Ensayaba su propia muerte. J. Dipré

    ResponderEliminar