lunes, 4 de octubre de 2010

Musica

...


...
Cuajada de motivos y figuras recurrentes en la vida, la seducción y la nostalgia, la tentación del silencio viene reuniendo desde el aire un ritmo como fuente del más vivo latido. De una manera que recuerda el abismo en un túnel oscuro con tus ojos en el fondo a la hora del sueño anhelado de extrañas verdades concentrándose en todo lo que se me despega durante la larguísima sombra del mediodía.
La música se me adhiere como papel de viejos bombones. El muro del cuerpo el cierto conducto de la revolución con el final en el principio.

Cambio palabras, miro el fuego, me quemo mientras imagino otro precipicio en mi afición al silencio que tal vez sea el más fuerte de todos los ruidos.


Desde tiempos terriblemente lejanos la música es la locura de amar al amor y la misteriosa inventora del oído concebida como creación en sentido inverso.


Para desandar el laberinto escapo consiguiendo soñar al que me sueña, en una celda con dos puertas y dos perros cuidadosos en un jardín de otro espacio y otro tiempo, entre los escollos en una isla a la que vienen a dormir viejos marineros cansados de cosas reales por fuera y todos los sueños del mundo por dentro.

...

Foto de Federico Vidal

3 comentarios:

  1. enanos y música juntos
    una combinación de aquellas
    para el placer de muchos ¡qué se repita!

    ResponderEliminar
  2. Querido Gato:
    El hambre se satisface con comida y el amor por la música es la prueba mortal de la inmortalidad luchando por ser absoluta.
    Cada cosa real por fuera es donde no estamos, y cada sueño es el sueño más bello en las puertas del alma.

    ResponderEliminar
  3. La música me lleva al otro lado del canal. El puente se está cayendo. Una mujer quiere salvarse de la lluvia pronosticada. La rosa ha muerto porque la arranqué.
    Este vino es mío...

    ResponderEliminar