jueves, 27 de diciembre de 2007

Oscar Peterson




























Quienes hemos tenido la suerte de escuchar a este genial músico de jazz, y ni que hablar aquéllos que lo vimos en Argentina o en cualquier otro lugar del planeta, tenemos una razón para continuar navegando por este oscuro callejón sin salida fuera de la inmensa profundidad que nos ofrece el arte.

Julio Cortázar metaforizaba su estilo comentando que Peterson "descrucificaba las teclas del piano" en el memorable trío que el maestro canadiense nacido en Montreal, un 15 de agosto de 1925, compartiera con Ray Brown (b) y Ed Thigpen (d).

Yo personalmente lo ví flotar sobre el piano, sólo como un gigantesco cisne negro puede hacerlo, para entregarnos unas pequeñísimas lágrimas de diamante convertidas en lentejuelas de fantasía, al alcance de todo el mundo.

Sus maravillosos encuentros con Stephane Grappelli y con Ben Webster, podrían hacernos olvidar sus actuaciones junto a monstruos de la talla de Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Frank Sinatra, Nat King Cole, Dizzy Gillespie, Joe Pass, Milt Jackson, Charlie Parker, Stan Getz, Lester Young, Louis Armstrong, Harry "Sweets" Edison y Niels Pedersen, para mencionar sólo una parte de la extensísima lista.

Brad Mehldau, (ahora uno de los mejores pianistas vivos del jazz)
tuvo la suerte de escuchar a Oscar Peterson, la primera vez que escuchó jazz, a los once años, cuando un amigo del padre le regaló un disco con Joe Pass en dúo, y se nota.


Sin pedir permiso se nos fue esta navidad dejándonos un increíble Requiem grabado en "Una noche en Viena".

Toda la lluvia caída en la tierra vuelve al cielo.

No hay compasión para nosotros.





2 comentarios:

  1. Repensando algo... como uno hace una vuelta con sus discos y grabaciones.
    Si uno se fija en un mes o en un año incluso, va a ver que uno hace una vuelta; uno siempre escucha lo mismo, va agrandando o no ese cìrculo gracias al aporte de radios, amigos, disquerías. pero convengamos que uno escucha siempre lo mismo, vuelve al primer amor, uno vuelve al primer impacto, se escapa, o conoce a otros pero vuelve.
    Mi vuelta primaria, la más elemental,la que pasa por mis gustos básicos pasa por Oscar Peterson.
    Por ? querés un piano impecable de sonido, lo tenés; querés pirotécnia velocidad, la tenés; querés la pausa, la respiración la nota expresiva y justa, ahí está, querés una super improvisación en piano, no la busques más. que más ?
    Así que muchachos, resumiendo, estoy triste.

    ResponderEliminar
  2. Regreso de las vacaciones y me entero que Big O falleció la noche anterior hacia mi ansiado descanso. Claro, entre el stress porteño de fin de año y problemas personales, me enganche en internet hasta hoy. Era bueno, talentoso, querido, admirado, etc...pero a mí jamás me conmovió a la hora de escuchar eso que mucho llamamos JAZZ. Mis favoritos son y serán otros músicos, creadores, artesanos o interpretes. Pero pensar que en un mismo año se hayan muerto : Elvin Jones, Max Roach, Andrew Hill y Tony Scott, Karlheinz Stockhausen...eso duele mucho. Sí, también se fueron Michael Brecker y Oscar Peterson. Y la sensación es que el brillante mundo de la posguerra, se va desvaneciendo...
    Menos mal que quedan sus discos y algo de calor nos vuelve al cuerpo.
    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar