domingo, 23 de junio de 2013

El vuelo



























Los ojos
Spinetta y los socios del desierto
Universal Music Argentina - 1999





Dedicado a los ciegos,
a los que ven
y a los que no quieren ver.






El despegue es doloroso. Una sensación de vacío en el estómago y un punzante zumbido mientras el motor empuja con su voluntad de autómata contra la gravedad a todo o nada.

Y es como si lo supiese.

Al principio es muy difícil ver, hay que cobrar cierta altura para que algo de distancia nos borre lo insustancial, lo meramente anecdótico.

Siempre sucede así y no parece haber tormentas a la vista, nos dice el piloto por el altavoz.

Ya no se ve, el malestar desaparece y la nave se estabiliza. 

Es de día y todo se vuelve celeste. 
































Grabado y mezclado en La Diosa Salvaje (episodio 2) entre julio y septiembre de 1999 con la asistencia técnica de Mariano López, Ramtes González y Guido Nisenson, este maravilloso disco tiene como particular nota, la de ser el más "sinfónico", dentro de la exquisita producción de este tremendo creador y artista.

Porque el "flaco", es como esos directores de cine que "narran" con la cámara. 
Su herramienta es el ojo desnudo; y esto no tiene nada que ver con la tecnología, el instrumental ni las historias.

Todo es "el vuelo", a través de la luz que enceguece o la oscuridad que nos asusta.







Personal

Luis Alberto Spinetta - VG8, guitarras, voces y ruidos de medallita
Daniel Wirtz - batería y andamio de cuarzo
Marcelo Torres - bajo y fretless de 6 cuerdas

Otros socios

Claudio Cardone - teclados, piano y arreglos en Ekathé I
Carlos Villavicencio - arreglos y dirección de orquesta en Vera
Juan Carlos Fontana - teclados en Ekathé II y Bahía Final
Grace Coceri - coros y vocal coach 
Tweety González - programación en Bahía Final
Nico Cota - percusión en La Flor
Javier Malosetti - solo de guitarra acústica en La Flor
Didi Gutman - teclados en Donde No Se Lee








De pronto comprendemos que el viaje termina y una ilusión vuelve con la inminencia del aterrizaje:

Hay un momento, en el descenso, cuando el acercamiento hace posible una visión casi perfecta de todo, muy poco antes de volver al mundo, donde ya no se ve.

Dejo en los "iluminados" de la lista de tracks: "Donde no se lee", "Ekathé I", "Perdido en tí", "Bagatelle", "Guíame" y "Vera", seis obras de arte inclasificable, inmortal y gracias flaco, por existir...




























Tracks

1. Ven vení
2. Ave seca
  4. Extiéndete una vez más
5. No me alcanza
7. Nómbrala
8. Bahía final
11. Ekathé 2 (mono)
12. La flor







17 comentarios:

  1. Luthien: Enorme disco. Me gusta tu oreja. Un breve y genial modo de definir la obra de tan inmenso músico que no se nos fué (apenas un poco quizá). Todo el dolor por lo que podría haber continuado creando. Porque el flaco era una nebulosa, en la que contínuamente se van creando nuevas estrellas, "hechas con hilos de diamantes".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alicia, es verdad, una nebulosa purificadora.

      Eliminar
  2. Un genio...
    Sin dudas...
    Un faro que seguirá prendido para todos los que nos dimos cuenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Marcelo, para los que están lejos, navegando por la oscuridad de la noche...

      Eliminar
  3. Sin palabras

    Me gustaría darte un abrazo Luthien, así, tan grande.

    ::)!!)#~€|¬

    ResponderEliminar
  4. Un fuera de serie el Flaco, y qué cerca del jazz que siempre estuvo, con Invisible, con Jade, con Los Ojos, que fué no solamente su disco más sinfónico, sino también el más jazzero. Basta con escuchar "Vera" para darse cuenta. Gracias Luthien, por este hermoso recuerdo a estas alturas y cuando la herida todavía duele.
    Yapó!!!!!











    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que el flaco tocaba, cuando se acercaba al jazz, era un tributo a la mejor música, que no requiere ni admite clasificaciones. Un gran abrazo, Capitán.

      Eliminar
  5. Luthien:

    Impresionante post y merecido homenaje a un grande de la música de sobrevivencia.
    Rosas rotas y tules de poesía para un "irrepetible".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cielo se partió, Fernando, un poco más...

      Eliminar
  6. Luthien intenso:
    estoy conmovida
    leo latidos
    palabras rítmicas y pentagramadas
    bien sentidas
    que vibran
    o yo soy la que vibro.
    gracias!
    escuchare los recomendados una y otra vez, hasta que spinetta vuelva.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Limbos:
      Vamos!!!
      Tus palabras son un rayo que cruza la noche...

      Eliminar
  7. Amigo Luthien:
    hoy todos somos cielo de ti, un firmamento perdido que no ha de olvidarnos nunca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niteroi:

      Cuando conocimos la noticia de la muerte del flaco, Ohscar puso una foto suya y tres palabras: "mirémonos las manos". Un cacho de algo se nos había escurrido, algo que no sabíamos muy bien que era.
      Música se llama.

      Eliminar
  8. Buenas noches Luthien, tanto tiempo, sos mi genio y este post un sueño, mi sueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el exagerado halago, Cami, y un beso,

      Eliminar
  9. Sin dudas, Luthien, este es el post del año.
    Dos mil trece: El vuelo....

    ResponderEliminar