miércoles, 23 de febrero de 2011

Merci beaucoup

...



...
Au Theatre Des Champs-Elysees
Michel Petrucciani
Dreyfus Jazz - 1995


...

Lunes 14 de noviembre de 1994; estamos en París y es una fresca noche de otoño.

Durante 20 minutos aguardamos la entrada al mítico Theatre Des Champs-Elysees sobre la Avenue Montaigne, el mismo escenario en el que un 15 de noviembre Art Blakey & the Jazz Messengers cerraron nuestros ojos durante 10 minutos, allá por 1959.

Ahora, luego de 35 años, tenemos los ojos bien abiertos porque está por tocar Petrucciani y va a salir el sol y va a hacerse justicia, por un rato al menos. o una noche completa, tal vez.

...



...


Completamente repleto de música vibra el Theatre cuando este pequeño y profundo gigante nos hipnotiza durante los 40 minutos del "medley" de sus cosas favoritas. Parece increible y lo es, con un pulso perfecto cabalgando entre golpes y caricias, todo goce.

La noche no da tregua y desfilan sobre el carrusel que este genio sensible tiene sobre la palma de la mano "Maiden Voyage", "On Green Dolphin Street", y también están allí Jarret y Bill Evans con Thelonious.



Tracks:

Disco 1: 1. Medley of my favorite things 2. Night sun in Blois 3. Radio Dial, These foolish things

Disco 2: 1. I mean you, Round about midnight 2. Even mice dance, Caravan 3. Love Letter 4. Bésame mucho




...


Después llega una canción bellísima; "Night sun in Blois"; una construcción límpia y clara en cuyos recodos Petrucciani injerta exquisitos retoños bluseados hasta el tope. y era cierto lo que me susurraba en la oreja mi amigo Black T:

Hubo segundos en que la suspensión de la noche era palpable incluso para los parestésicos de nacimiento; y los ciegos veían y los sordos y los tartamudos que somos también nos columpiábamos sobre nuestro pedacito de felicidad.

Las miserias encontraban consuelo y los hambrientos hacían el amor con un incomparable pan recién salido del paraíso.


...




...



Y "Radio Dial, These foolish things" era todo yapa, muy compleja y gustosa con un sonido nuevo, porque el carrusel no paraba de girar, encantado y cómplice. Lo que hace con este medley es, sencillamente maravilloso.

También hay lugar para otros dos: "I mean you, Round about midnight" todo Monk, todo Hawkins, todo luz y sombra y: "Even mice dance, Caravan", comunicación total con una audiencia embelesada y agradecida.


Y dos canciones increíbles: "Lover letter"; una delicadeza inspirada (y la más aplaudida del concierto) y "Bésame mucho", un sentido homenaje a Consuelito Velázquez y la despedida de un espectáculo y de un disco que valen para toda una vida.


Dejamos en "escuchen" (y la elección estuvo "demasiado" reñida), "Night sun in Blois", convencidos de que la música en general y en particular Michel Petrucciani, son precisos atravesadores del tiempo y encantadores del espacio.

...

Ahora, luego de 16 años, tenemos los ojos bien abiertos porque está por tocar Petrucciani y va a salir el sol y va a hacerse justicia, por una noche al menos. o una vida completa, tal vez.


...

Merci pour tous les musiques, Michel.

...


7 comentarios:

  1. Gato:

    Me llevaste con el recuerdo a una tienda o la barra de un café en la Rue Montaigne, tiempos pasados como pasado es también el presente, y me desviaste de las horas cotidianas que terminan clavándose en el corazón. Y hablando de corazón, este tipo tocaba con el corazón, y vale para recordarlo como distintivo "Michel Petrucciani": el pianista que tocaba con el corazón.

    ResponderEliminar
  2. No hay mejor idea que la que esbozan en el post sobre la suspensión del tiempo y la maravillosa posibilidad que, aunque sea por un segundo, hasta los sordos puedan disfrutar de este artista descomunal.
    Un abrazo grande desde el manicomio,

    ResponderEliminar
  3. Volver a escuchar a Petrucciani, abrir bien los ojos y las orejas, el fin está en el comienzo.
    Vuelve a soplar el viento, Gato.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los diamantes, y no me reprochen ser un sentimental. Y Petrucciani tenía siempre lágrimas como diamantes en los ojos.
    ¿y si todo fuera a romperse?
    Debe ser muy tarde, ¿no?
    Gracias música de sobrevivencia y gracias Michel: "qui nous grise"

    ResponderEliminar
  5. Gracias gente por sus comentarios, está de más decir que todo lo que comentan es brillante y enriquecedor como una enseñanza que no tiene precio.
    A Edgardo, diste con una visión muy loca pero genial de este no menos genial músico de tous le temps.
    No es casual que tanto álvaro como Christian y Julian, de alguna manera hayan encauzado sus comentarios por el lado de la sensibilidad y la limpidez; yo creo que Michel Petrucciani era un músico rotundo, abrumador, en estado puro, mezcla de genio y niño.
    Agradezco al Gato su post y a todos nuestros seguidores que nos incentivan con su morro.

    ResponderEliminar
  6. Post estupendo, música increíble, fotos super, comentarios perspicaces y lustrosos (por lo inteligentes), sobre todo el de Alvaro.
    Que más...

    Agrego una:
    Además de solista genial, en trío con Palle Danielson y Elliot Zigmund, no tenía contra. Ni que decir con Wayne Shorter y Jim Hall, abrumador!!!
    Con su muerte nos dejó un vacío tan grande como su música.

    ResponderEliminar
  7. Se viene este maravilloso post del Gato en nuestro programa número 38 de Radio Arena Negra, una radio hecha de música...

    ResponderEliminar