martes, 7 de diciembre de 2010

Cine Mudo





















Silent Movies
Marc Ribot

Pi - 2010




Niño mimado del underground neoyorquino, Marc Ribot es un compositor e intérprete al que difícilmente podamos encasillar, lo que merece un brindis.
Y tan distinto es, que detrás de un aparente estilo desprolijo (del que se jacta) hay un guitarrista que piensa diferente. Amalgama, por ejemplo, el sonido con imágenes y tradiciones de la música y la cultura universales. Trayectos y recorridos que se piensan a sí mismos sin excluirse ni escudarse detrás de las cátedras institucionales, del cánon o de la moda-catapulta.

Su estilo y su interpretación son toda una posición tomada frente a la máquina tragamonedas, digámoslo así, de una manera delicada y oblícua.


Contumaz acompañante de Tom Waits, y conspicuo colaborador de Caetano Veloso, Laurie Anderson, David Sylvian, McCoy Tyner, Elvis Costello, Madeleine Peyroux y Medeski, Martin & Wood; nos deja la sensación de esos artistas que han visto y escuchado caer la noche y que saben perfectamente que todo ya fue pensado.





...



...














Y como no podría ser de otra manera, este disco, contiene trece bandas sonoras de películas inexistentes, ya sea porque se trató de proyectos rechazados por el músico, o de films imaginarios que musicalizó en secreto, o porque quizá sean bandas sonoras de películas concretas musicalizadas por otros. ¿Importa realmente?.

Cine mudo, cine cuya metáfora final de alta pureza se apoyaba en una música que daba sentido a un universo de imágenes y que, a la vez, universalizaba el sentido, acoplada al ruido de la proyección.


Un disco extrañísimo y tibio, laxo y cuidado, con una pátina de descuidada distancia de la que emergen la nostalgia y los guiños a la música popular y el jazz, de la mejor factura y por qué no, fractura.


Los puntos más altos del disco son "Natalia en mi bemol", "Radio", "Requiem for a Revolution" y "The Kid"; cuatro composiciones entre las cuales fue muy difícil elegir que dejábamos en "escuchen".


Dejamos en "escuchen": "The Kid" convencidos de que Marc Ribot podría haber sido uno de los más sensibles y geniales musicalizadores de películas mudas de la historia, hubiesen existido o no.






Tracks:

1. Variation 1
2. Delancey Waltz
3. Flicker
4. Empty
5. Natalia in Eb Major
6. Solaris
7. Requiem for a Revolution
8. Fat Man Blues
9. Bateau
10. Radio
11. Postcard from N.Y.
12. The Kid
13. Sous le ciel de París


...

7 comentarios:

  1. Marc es un músico que escribe y conmueve, vive al día como los grandes niños que piden prestado. Manos profundas y ojos lentos pero incisivos.

    ResponderEliminar
  2. Superior, gato...
    Genios de música...
    Un abrazo grande desde el manicomio..

    ResponderEliminar
  3. Con la mejor música y sorprendiéndonos...

    ResponderEliminar
  4. En Ribot encuentro la certeza del niño de acero y todas las dudas de la carne trémula. Un artista que brilla con luz propia, a no dudarlo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta un guitarrista como Marc Ribot, que incorpora cadencias blues y jazzeras, con aires punk y sonido surf de los sesenta.
    Influido por Grant Green, Robert Quine, Bill Frisell y Ike Turner, no deja dudas de que cruzó la vereda de la pavada...

    ResponderEliminar
  6. Los trabajos con Elvis Costello y Tom Waits son la mejor carta de presentación de este guitarrista muy especial y entrañable.

    ResponderEliminar