viernes, 8 de agosto de 2008

Nostalgia y Alegría


.........................................................
.........................................................
















Madre Atómica

Interdisc / 1986


Temas:
1. Punto Grafenberg (Fontana) 2. Imágenes perdidas (Fontana) 3. La capucha (Epumer) 4. A tierra húmeda (Fontana) 5. No importa el lugar donde estés (Fontana) 6. Para Dino (Epumer) 7. Remando y girando (Fontana, Valalá, Morelli) 8. Julia en primavera (Fontana)

Personal:
Juan Carlos "Lito" Epumer (guitarra) Guillermo Abel Vadalá (bajo) Juan Carlos "Mono" Fontana (teclados) Jota Morelli (batería).

Corría el año 1973 y en Buenos Aires se juntaban tres músicos de excepción para formar una banda inolvidable: Madre Atómica. Su formación original fué: Juan Carlos "Mono" Fontana en batería, Lito Epumer en guitarra y Rubén Darío Alcaraz en bajo. Un año después Alcaráz será reemplazado por Pedro Aznar. Los que hemos tenido ocasión de escucharlos, recordamos los recitales de este magnífico trío, con alegría y nostalgia. La banda se disolvió a fines de 1975 con el alejamiento de Lito Epumer.

Afortunadamente, en el año 1985 se re-unió con la presencia de Franov en bajo y Jota Morelli en batería. Digo afortunadamente porque un año después, editaron su disco debut: "Madre Atómica".


Juan Carlos "Mono" Fontana (y chicos, no peleen más) toca teclados.
A pesar de la partida de Fontana y Aznar (dos multi-instrumentistas), que tomaron otros rumbos, este disco es muy importante en la historia de la música por estos lares. Injustamente relegado, la importancia radica en que hay en él mucha, pero mucha música. Y a pesar de que este fué el primero y último disco, registra una banda que dejó un vacío que no se volvió a llenar...

Nostalgia y alegria, para cerrar los ojos y escuchar con la certidumbre que es una de las bandas más importantes de la música argentina, y no digo la más importante porque para decir eso tendría que haberlas escuchado a todas.


3 comentarios:

  1. Una banda argentina encuentra el reconocimiento que merece.
    Y Música de sobrevivencia implacable.
    Como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo los recitales en el colegio Lasalle, corrían los 70' y Madre Atómica corría tras la mejor música.

    ResponderEliminar
  3. Litto y los pibes de Lugano14 de agosto de 2008, 19:17

    hay veces que asume
    la melancolía
    como un acto indigno
    de las capitales

    entonces recurre
    a las viejas memorias
    que equilibran todo
    para que uno siga

    moderando el vaso
    que tal vez mañana
    beberá otra boca
    que no sabe nada


    Gracias a Música de sobrevivencia
    por el pedacito de cielo

    ResponderEliminar